2015

Queridos aficionados y seguidores, tanto del golf como míos


Queridos aficionados y seguidores, tanto del golf como míos.

Quiero que conozcáis mi versión lo que sucedió en el hoyo 18 del Cadillac Match Play, en San Francisco, durante el partido que disputábamos Keegan Bradley y yo. Indudablemente, no fue una imagen apropiada para el golf ni para nosotros como profesionales. Siempre se ha dicho que éste es un deporte de caballeros, pero en aquel momento se perdieron las formas.

Como habréis visto en el vídeo, yo me acerqué después de que Keegan dropara la bola y la colocase en el punto del camino donde había botado; mi impresión era que la bola no había rodado más de dos palos (como dispone la regla), quedando justo en el borde del camino. Me surgió la duda de que podría haber sido un dropaje incorrecto, acercándome, como permiten las reglas en Match Play, para expresar mi opinión a Keegan y al juez árbitro que se encontraba allí, con la única intención de conocer el por qué de la decisión del árbitro, y de que se hiciera correctamente el dropaje.

Keegan, muy excitado, me dijo que yo allí no pintaba nada porque ya estaba el juez árbitro, pero yo seguía intentando expresar mi opinión, repito, como permiten las reglas, mientras él, cada vez más excitado, insistía en que me fuera. Su caddie, Steve Hale, más alterado aún, empezó a hablarme muy alto, casi gritando y, desde luego, en mal tono, a lo que respondí: "tú te callas". Entonces se me acercó Keegan gritándome: "a mi caddie no le vuelvas a mandar callar". Yo continuaba intentando expresarle al juez árbitro lo que me había parecido ver, y mi duda sobre el dropaje. Nada más.

Quiero matizar algunos aspectos sobre el golf y la modalidad Match Play:

-  Como deportistas y competidores, nos debemos recíprocamente respeto y cortesía; por ello, cuando se nos permite realizarlas, debemos escucharnos los unos a los otros las observaciones; por lo tanto, nunca se debería haber llegado a una situación como la que allí aconteció.

-  En Match Play, el compañero competidor siempre tiene derecho a expresarse y a saber qué sucede en las distintas circunstancias que puedan tener lugar con su adversario.

-  Con relación a los caddies, me gustaría señalar que hacen un trabajo magnífico y muy necesario en el campo, siéndonos de gran ayuda; sin embargo, a veces surgen situaciones en las que sólo los jugadores deben resolver sus problemas. 

- Con frecuencia, se dan circunstancias de mucha tensión y tenemos los nervios a flor de piel. Aunque el partido entre Keegan y yo estaba siendo intenso y muy duro, la actitud y la compostura se deberían haber mantenido.

Por último, concluyo enfatizando que Keegan es un gran jugador, ganador de un Grande, que seguirá teniendo todo mi respeto.

Un cariñoso saludo a todos,

Miguel Ángel Jiménez

 

Ver Todos los Patrocinadores

Logo Image
Logo Image
Logo Image